Trucos para tener la casa segura para tu hijo

El nacimiento de un bebé requiere de una serie de preparativos para hacer que sus primeros años de vida sean lo más seguros posibles. Es en el hogar donde pasan la mayor parte del tiempo y, por tanto, el lugar en el que más propensos estará a los accidentes. Aquí te damos algunos consejos para hacer de tu casa un lugar más seguro para tu bebé.

 

Principales accidentes y cómo evitarlos

Para un pequeño es normal sufrir recurrentes caídas y golpes en su afán de explorar. Así, tiende a tropezar con frecuencia y hacer cosas que aún no sabe que son potencialmente peligrosas. Entre los accidentes más comunes en los niños de corta edad están las caídas, las quemaduras, las intoxicaciones y la asfixia.

Debido a su curiosidad innata, los niños tienden a acercarse a objetos desconocidos que por su forma o color les llaman la atención. Esto lleva a frecuentes intoxicaciones con productos de limpieza, medicamento y cosméticos. Para prevenir estos accidentes lo mejor es guardar estos productos en lugares a los que tu bebé no tenga acceso.

Los niños pequeños nunca deben estar sin vigilancia de un adulto responsable. Se debe evitar dejarlos solos en la bañera o en cualquier lugar que esté cercano a masas de agua suficientemente grandes como para ahogarse. Para prevenir asfixias por tragarse algún objeto pequeño, lo ideal es que sus juguetes no tengan piezas removibles que puedan llevarse a la boca.

 

La prevención es posible

Una vez que el bebé comienza a gatear y luego a caminar su campo de acción se extiende, por lo que deben tomarse medidas extras. Nunca lo dejes jugar cerca de escaleras o ventanas y asegúrate de poner rejas que restrinjan la entrada a lugares potencialmente peligroso para ellos.

Evita siempre que el niño esté cerca del fuego. Si debes cocinar y no tienes quien lo cuide, siéntalo en su silla y dale algún juguete para que se entretenga.

Recuerda que los accidentes en el hogar pueden prevenirse si tomas las medidas adecuadas.