¿Cómo recibirá mi hijo la llegada de otro bebé?

Una vez hemos tomado la decisión de tener otro hijo, nos asalta la duda de cómo reaccionará nuestro primogénito ante otro bebé. Cómo tu niño se adapte a este gran cambio dependerá de su personalidad, pero siempre puedes ayudarlo a que el proceso sea menos problemático para él.

 

La novedad de un segundo bebé

Un nuevo bebé en la familia significa que dedicarás menos tiempo al primero, lo que puede traer reacciones de celos o llantos por la atención compartida. Intenta que el cambio no sea tan brusco, mantén una actividad especial con él para que comprenda que tus sentimientos no han cambiado.

Otra cosa que puedes hacer es permitirle ayudarte con su hermanito. Déjalo que esté junto a él, siempre debidamente vigilado, y que le hable. Le puedes pedir que te alcance los pañales o que juegue con él mientras lo bañas. Sí crea un lazo con su hermano y no lo verá como una amenaza.

Recuerda que en edades tempranas el niño no diferenciará bien sus emociones y puede reaccionar de formas variadas: desde ignorar al nuevo bebé, hasta llorar en las noches y querer jugar con él, a veces un poco bruscamente. Préstale atención a sus reacciones y háblalas con él, así sabrá que lo tienes en cuenta.

 

Cosas que debes evitar

Los celos son muy comunes cuando llega un nuevo hermano a la casa. No debes preocuparte por esta reacción ni intentar solventarla con un exceso de mimos. Consentir todos los caprichos de tu primogénito no hará que deje de sentir celos por su hermano, sino que lo acostumbrará a exigir algo cada vez que lo desee.

No dejes de reprenderlo cuando sea necesario. Si lo ves haciendo alguna travesura o molestando a su hermano debes llamarle la atención. Intenta que se sienta en una posición de responsabilidad ante el hermano menor, para que así la reprimenda no se sienta injusta. Esto, además, lo hará sentirse bien consigo mismo y evitará, en lo posible, futuras travesuras.