¿Cómo preparar a tu hijo para la guardería?

Uno de los momentos más importantes en los primeros años de la vida de un niño es cuando debe ingresar en la guardería. Esto implica un total cambio de ambiente y la necesidad de conocer e interactuar con nuevas personas, algo que muchos niños rechazan.

Aquí van algunos consejos acerca de cómo preparar a tu hijo para la guardería.

 

El juego como herramienta de enseñanza

A menudo ocurre que los niños se adaptan mejor al cambio cuando se lo introducen a manera de juego y en un ambiente en el que aún se sienta seguro. En las semanas previas al ingreso a la guardería, imita la dinámica  que llevará en el nuevo lugar, y a ser posible con otros amiguitos. De esta forma no le afectará tanto el cambio.

Siempre dale un tiempo de adaptación. Ve con él a la guardería los primeros días y comparte la experiencia. Esto hace que el niño asocie el nuevo lugar con el ambiente de seguridad al que está acostumbrado, pues mamá o papá estarán cerca. Preséntale a la cuidadora y participa en los juegos con ella, para que el bebé la vea como alguien de confianza.

Recuerda que cuando te vayas debes siempre despedirte de tu niño. Algunos reaccionan muy mal al darse cuenta que sus padres, repentinamente, ya no están. Créales este hábito y, así, asociarán el adiós con tu partida y el momento de quedarse solos en la guardería.

 

Ayúdalo en esta etapa

Para un niño separarse de aquellos con los que siempre ha estado es un cambio enorme. Piensa en cómo se siente e intenta ser comprensivo con su forma de actuar. Demuéstrale que estás ahí para él y que siempre, aunque te despidas por unas horas, volverás a recogerlo.

Cada niño tiene un período de adaptación diferente en dependencia de su carácter. A veces demoran solo unos días en acostumbrarse al nuevo ambiente y, otras, no se resignan al cambio. Lo importante en este momento es hacer que la transición sea lo más suave posible para tu bebé.